Entradas con la etiqueta ‘medicina’

Nanomarcapasos sin baterias

La ciencia médica, logra un nuevo avance gracias a la nanotecnología. Se trata de un marcapasos tan pequeño como la cuarta parte de un grano de arroz, haciendo uso de microfibrillas y componentes mucho más delgado que el grosor del cabello humano.

El autor de este notable avance es el Tecno-Científico Jorge Reynolds, especialista colombiano en electrónica quien, creó el primer marcapasos interno del mundo en 1958. En una conferencia ofrecida a estudiantes de mecatrónica, dio a conocer el funcionamiento del marcapasos A-V, el cual entre otras características no precisaría de batería, ya que obtendría energía desde el mismo movimiento del corazón, el cual presionará la cápsula elaborada con elementos fisioeléctricos.

Se espera que a fines de 2014 o inicios de 2015 este tipo de tecnologías esté disponible, lo cual depende de los adelantos de la Industria nanotecnológica en microprocesadores, considerando la necesidad de generar circuitos tan miniaturizados que consuman mucho menos voltaje para que puedan obtener la energía desde el corazón.

Glóbulos Blancos y Nanotubos de Carbono

Como parte del Proyecto NANOMUNE “Evaluación exhaustiva de los efectos peligrosos de los nanomateriales de diseño en el sistema inmunitario; Científicos Irlandeses, Suecos y Americanos, realizaron un estudio que dio a conocer la capacidad de los glóbulos blancos de descomponer los nanotubos de carbono en sustancias inocuas (carbono y agua) mediante métodos biológicos

«Estudios anteriores han revelado que los nanotubos de carbono podrían servir para introducir fármacos u otras sustancias en células humanas, explicó el Dr. Bengt Fadeel, del Instituto de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska (Suecia). «El problema era que hasta ahora se desconocía el modo de controlar la descomposición de los nanotubos, que puede provocar toxicidad y daños tisulares no deseados. Ahora nuestro estudio muestra el modo de descomponerlos en componentes inocuos por medios biológicos.»

La molécula responsable de la descomposición de los nanotubos de carbono es la conocida como mieloperoxidasa (MPO) y está presente en forma natural en los leucocitos. Esta molécula es la que tiene la capacidad de descomponer los nanotubos, solucionando problemas que mantenían con cierta incertidumbre a los científicos respecto de los posibles problemas de toxicidad derivados de los nanotubos de carbono.

Ganarle al cáncer en 10 días

Destruir células cancerígenas en solo diez días no es una utopía ni parte de una historia de ciencia ficción. Se trata de un novedoso e importantísimo avance llevado a cabo en la Universidad de Sanidad e Higiene por un equipo de Investigadores.

Se trataría de la primera aplicación del famoso nanotubo en una aplicación en la medicina, comprobando la relevancia del papel que cumple la nanotecnología.

Este tratamiento incluye la Ingesta de fármacos y nanotubos de carbono que al ser vistos al microscopio presentan un aspecto similar al polvo o fibra extraña. En conjunto con tecnología láser serían capaces de mejorar el rendimiento.

Los resultados indicaron que el nanotubo contribuyó a que el fármaco de desplazara mas rápidamente hasta la célula, demostrando en un tratamiento con roedores, que las células cancerígenas desaparecen a los 10 días tras haber sido expuestas a rayos láser por periodos diarios de 15 minutos.

Los ensayos actuales apuntan a animales más grandes, incluido el ser humano.

Nanosensor Biológico Para Medir Glucosa en la Sangre

La ciencia médica ya cuenta con elementos, basados en nanotecnología, tan últiles y prácticos como para medir los niveles de glucosa en la sangre de un paciente sin que tenga que pasar por un hemograma. Esto es posible gracias a unos nanosensores biológicos fabricados a base de nanotubos de carbono, los cuales tienen capacidad de fluorescencia cuando son iluminados con luz infrarroja.

Tal descubrimiento fue llevado a cabo por el Profesor Michael Strano, investigador de la Universidad de Illinois, quien para realizar el experimento que permitió comprobar este logro, sintetizó capas de enzimas de glucosa oxidasa justo sobre la superficie de los nanotubos, comportándose como sitio selectivo de enlace para la glucosa, generando peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). Paso siguiente fue funcionalizar la superficie con ferricianida, un ión sensible al peróxido de hidrogeno, los cuales en conjunto interactúan transformando la densidad electrónica del nanotubo y en consecuencia, sus propiedades ópticas. De esta forma, al ser iluminado por un láser infrarrojo permite ver diferencia de brillo según aumenta o disminuye el nivel de glucosa.

Buscador